Dolor

Podemos definir el dolor como una percepción sensorial localizada y subjetiva que puede ser más o menos intensa, molesta y/o desagradable, provocada por un daño real o potencial. Dada sus características, los mecanismos de producción del dolor clínico son variados y complejos.

Podemos considerar diferentes tipos de dolor:

  • Agudo o crónico,  según su duración.
  • Nociceptivo (centrado a nivel interno o en los órganos), neuropático (relacionado con los nervios) o bien de cualquier otro origen.

En esta sección, plantearemos recomendaciones y consejos para definir el tipo de dolor al que nos enfrentamos y aplicar medidas terapéuticas eficaces y concretas.